La cobertura de un seguro de Hogar está dirigida a cubrir los daños económicos ocasionados en el Contenido y en el Continente

Tanto si usted es el propietario de la vivienda, tiene contratado una hipoteca o está en régimen de alquiler, hay en el mercado del Seguro del Hogar, una póliza que se ajuste a sus necesidades, con la posibilidad de excluir o ampliar garantías con una extensa gama de opciones que permiten personalizar su póliza.

La cobertura de un seguro de Hogar está dirigida a cubrir los daños económicos ocasionados en el Contenido y en el Continente. También puede cubrir los daños y perjuicios que involuntariamente pueda ocasionar a terceros (Garantía de Responsabilidad Civil).

Continente se define como el conjunto o parte del edificio destinado a vivienda. Incluye dependencias anexas como pueden ser: garajes, trasteros, muros, vallas, jardines, instalaciones deportivas…

Contenido es el conjunto de bienes “muebles” existentes en la vivienda asegurada: mobiliario en general, electrodomésticos, vestuario, objetos de uso personal… Generalmente los bienes de valor especial, deben contemplarse dentro de la póliza de forma específica con coberturas en porcentajes variables (joyas, mobiliario y objetos de características especiales, antigüedad, calidad artística…)


Conceptos comunes que se incluyen en el Seguro Hogar encontramos: Incendio, Robo, Daños por agua, Lunas, Fenómenos meteorológicos, responsabilidad civil, protección jurídica, accidentes corporales…