El seguro de decesos se vincula al fallecimiento de la persona asegurada, se ocupa de cubrir los gastos relacionados con el sepelio de la persona fallecida.

Estos gastos pueden cubrirse de dos maneras: mediante la prestación del servio fúnebre propiamente dicho o bien mediante una indemnización económica para poder hacer frente al coste del mismo.

La prima inicial se establece según la edad del asegurado y el valor del servicio fúnebre en el momento de la contratación.