A través del seguro multirriesgo de edificios y comunidades de propietarios, queda garantizada la cobertura de riesgos que afecten a los inmuebles en los que haya varios ocupantes.

La suma asegurada se determina mediante unos parámetros objetivos, tales como la antigüedad del edificio, la calidad de la construcción, el tipo de viviendas, la superficie construida, etc.

Las garantías que suele cubrir este seguro son las siguientes:

  • Incendio, explosión, rayo, etc.
  • Daños y gastos ocasionados por el salvamento y las medidas tomadas para sofocar el incendio o cualquier otro daño cubierto por el seguro.
  • Daños ocasionados por el agua.
  • Responsabilidad civil de la comunidad frente a terceros y copropietarios.
  • El robo, expoliación o hurto del mobiliario de las partes comunes del edificio.
  • Gastos de reposición e instalación de las lunas, cristales y mármoles de las partes comunes del edificio que hayan sufrido una rotura accidental.
  • Daños ocasionados por actos vandálicos, por el viento, pedrisco o nieve, el humo, las ondas sónicas o el choque de vehículos terrestres.