El seguro de moto no debe considerarse exclusivamente como una obligación legal para evitar multas sino que debe contemplar las necesidades de cada motero y cubrir todas las eventualidades que se puedan producir. Por eso es necesario preguntarse qué debe incluir un seguro de moto.

 

Actualmente, las aseguradoras solventes ya incluyen en sus pólizas básicas, además de las coberturas estrictamente obligatorias como la Responsabilidad Civil, otras que resultan fundamentales en caso de producirse un siniestro. Fundamentalmente dos:

  • La asistencia en viaje.
  • Los accidentes del conductor.

Pero asegúrate de que el producto que contratas las incluye y en qué condiciones.

Además, según el uso que le vayas a dar a la moto (profesional, turístico, habitual, ocasional, individual o con pasajero habitual), te conviene valorar otras coberturas que te pueden resultar de gran utilidad:

  • La gestión de multas;
  • La recuperación de carnet por puntos;
  • Defensa jurídica;
  • Gastos médicos;
  • Coberturas por fallecimiento o invalidez;
  • Pérdida del vehículo por robo o incendio
  • Los daños por colisión.

A la hora de contratar un seguro para tu moto, sobre todo con la proliferación de los comparadores online, ten en cuenta estas premisas y lee bien el condicionado y las coberturas incluidas y las excluidas expresamente. La diferencia en el precio de la prima puede ser insignificante (puede llegar a ser de unos pocos euros) pero las consecuencias que puede acarrear un seguro incompleto, además de ocasionar molestias y descontento,  pueden llegar a ser muy graves.

El precio es un factor a tener en cuenta, pero no el más importante. Lo fundamental es contratar un buen producto, personalizado para nuestro caso.

En caso de duda, ponte en contacto con un profesional de seguros para que te asesore de forma personal, directa e independiente.